Conapach solicita permitir a pescadores artesanales capturar salmón asilvestrado

Conapach solicita permitir a pescadores artesanales capturar salmón asilvestrado

941
2
Compartir

La petición se suscita ante los dos últimos grandes escapes de salmón desde los centros Punta Redonda de Isla Huar y en Punta Pelú de Quellón, ambos en la región de Los Lagos y la decisión del presidente de la Comisión de Pesca de volver a poner en tabla la moción que modifica la ley en esta materia

En Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados celebrada ayer, Marco Salas, tesorero de Conapach y presidente del Sindicato N°1 de Quellón, expuso ante los parlamentarios la necesidad de que el proyecto que modifica la ley de pesca en materia de prohibición de captura de especies salmonídeas desde la acuicultura permita al pescador artesanal extraer salmones escapados en el periodo determinado para su recaptura, así como poder declarar su pesca incidental una vez que la especie exótica se ha asilvestrado en el medio marino nativo.

El proyecto de ley, iniciado en la anterior administración por los ex diputados, Iván Fuentes, Juan Morano, Sergio Ojeda, Jorge Ulloa y de los diputados, Bernardo Berger, Fidel Espinoza, Iván Flores, Víctor Torres y Matías Walker, permitiría que los artesanales no sean infraccionados en el periodo definido por ley para su recaptura, que como plazo máximo tiene dos meses posterior a la fuga.

De lo anterior, si bien Conapach apoya la idea de permitir que pescadores participen del proceso sin ser infraccionados, la petición de fondo considera que la ley defina al salmón escapado como especie exótica asilvestrada o en la categoría de animal bravío una vez que  este periodo se ha cumplido, permitiendo al pescador artesanal declararlo cuando aparece incidentalmente en redes y no ser penalizado por la autoridad.

“Sería un gran aporte para el sector pesquero artesanal que los parlamentarios apoyen la idea de no seguir criminalizando al pescador por la captura incidental del salmón que pasa a formar parte del ecosistema marino nativo, desde donde quien realiza la actividad no puede discriminar entre la especie y otras que habitualmente se extraen, sobre todo si se tiene en cuenta la naturaleza depredadora de la especie una vez que se escapa o es liberado por la empresa”, señaló Salas.