Conapach plantea que proyecto de ley que moderniza el Sernapesca “pone la carreta delante de...

Conapach plantea que proyecto de ley que moderniza el Sernapesca “pone la carreta delante de los bueyes en materia de fiscalización”

246
0
Compartir

Como otro “proyecto baldosa de la Subsecretaría de Pesca“ calificaron al llamado proyecto de modernización del Sernapesca,  ya que aborda un problema surgido de un caso concreto y pierde de vista los reales problemas que viven los pescadores día a día.

Los pescadores artesanales están sufriendo una alta infraccionalidad por la ley de pesca, precisamente porque la autoridad no ha permitido que trabajen legalmente al mantener los registros cerrados, aplicando la resolución 3115 que dejó “por resolución” en la ilegalidad a dos tercios de la flota bentónica del país y además, concentrando la fiscalización en los pescadores artesanales.

La ley vigente contiene una serie de infracciones sancionadas con multa que obligatoriamente deben judicializarse y donde el juez está obligado a aplicar las multas sin posibilidades de aplicar salidas alternativas, o rebajar prudencialmente cuando las circunstancias lo ameriten; asimismo, la ley resulta muy drástica en materia de caducidades y con clara asimetría con el sector industrial donde estas causales no existen, como el no contar con certificado de navegabilidad al día.

El proyecto de ley de modernización de Sernapesca, no propone soluciones a estas infracciones contempladas para la actividad extractiva, no moderniza nada respecto a estas normativas que ahogan al sector y que ha llevado a decir que la ley y la Subsecretaría de Pesca “buscan hacer desaparecer al sector artesanal, caducándolos sistemáticamente y no proveyendo las vacantes para que los nuevos pescadores puedan incorporarse a las pesquerías y pescar legalmente.”

Así lo manifestó, Zoila Bustamante, presidenta de Conapach, quien además dijo que “todos los problemas de irregularidad en la pesca artesanal son producto de los problemas que el Estado está teniendo en la aplicación de la ley, respecto primero a la aplicación de la resolución 3115-2013 y también por la nula aplicación de un sistema de vacantes”. 

“Además, el proyecto de ley incluye excesivas conductas sancionadas con multa y con obligatoriedad de ser judicializadas, las que consideramos exageradas, como el caducar a las embarcaciones por exceder límites de captura por viaje, como también, el sancionar el proceso ilegal de recursos hidrobiológicos independiente de las cantidades o la escala en que se desarrolla”, enfatizó.

Y agregó, “por el contrario, este proyecto nace como consecuencia del fracaso en tribunales del Sernapesca por  “las harinas brujas de la región del Biobío” y no aborda la crítica situación de la pesca artesanal que se enfrenta a ilegalidades que debieran recibir un tratamiento distinto  y los coloca bajo el riesgo de que no solo se vean expuestos a sanciones por la mala regulación de la fase extractiva en pesca artesanal, sino que con esta ley se verán afectados a mayores sanciones por sus emprendimientos de procesamiento de productos pesqueros, lo que arriesga a pequeños procesadores,  a pagar multas excesivas. No solo eso, podría afectar al que procesa jaibas  o el que vende navajuelas cocidas desconchadas en la feria, todos actores informales de la pesca artesanal que realizan una actividad de subsistencia”.

En este contexto, Conapach presentó propuestas tanto en la cámara de diputados como en el senado para incorporar herramientas a los tribunales como salidas alternativas para primerizos, o cuando no se afecte la conservación de los recursos, cumplimiento alternativo a la prisión en caso que no se puedan pagar las multas, “sin embargo, el gobierno no las patrocinó con el argumento que se iban abordar en la reforma general a la ley de pesca, esa que el gobierno hoy ha desechado presentar”, afirmó Bustamante.

Para la presidenta de Conapach, “tanto el proyecto de la reineta, como el proyecto de modernización de Sernapesca, responden a problemas puntuales, no a miradas globales dentro del sector pesquero, como sería legislar para especies migratorias y transzonales en pesca artesanal, o sobre infracciones y delitos en materia pesquera, para así “resolver” los problemas de la ley, no anteponiendo la carreta a los bueyes, al sancionar severamente aquellos ámbitos donde no han sido capaces de proveer las soluciones”.